Poder

0
62

El poder es uno de los conceptos básicos para entender la política. Aunque no seamos conscientes de ello, la sociedad está llena de él, y donde hay poder hay política.

Podríamos definirlo como la capacidad de alguien para conseguir que personas o grupos hagan todo aquello que desea, es decir, obtener obediencia.

Surge porque somos seres sociales, o como denominó Aristóteles, “Zoon Politikon”. Esta característica del ser humano, implica que vivamos en sociedades, que poseen como denominador común que son de recursos limitados.

El poder es necesario porque las decisiones por unanimidad son poco probables

Una sociedad de recursos escasos provoca un conflicto de intereses que lleva a la discusión.

Aquí es donde cobra importancia la política, ya que sirve para solucionar los conflictos de la sociedad y para encaminarla a realizar el bien común. La política sirve para orientar decisiones sociales hacia un objetivo.

El poder hace falta porque las decisiones por unanimidad son poco probables, y nadie asegura que la gente que no esté de acuerdo con las decisiones adoptadas por la mayoría vayan a ser respetadas.

Es aquí donde surge la relación entre poder y política: para que la política pueda tomar decisiones,  lo necesita.

Respecto al poder existen dos visiones:

  • El poder es poder: en este caso, es visto como un recurso, y el que controla este recurso, controla a las personas. Como ejemplos de autores, Hobbes considera que está en la guerra, mientras que Marx considera que está en la producción (quien la controla lo tiene). Mosca (creador de la teoría ELITISTA), considera que las sociedades tienen élites, que son clases políticas que dirigen la sociedad.

 

  • Como relación social: es un “terreno de juego” en el que estamos ubicados, y donde cambia nuestra posición dentro del entramado. El poder está donde la gente cree que está. Según Maquiavelo, es como un centauro. Una parte racional (humana, reside donde las personas creen que reside) y una parte bruta (animal, por la fuerza).

Existen 3 tipos:

  • Coercitivo: es el más típico en la modernidad y es por la fuerza. El estado tiene el poder de la fuerza, y es quién administra la violencia (un ejemplo de ello, es que decide quién puede tener armas). El estado tiene el monopolio del coercitivo.

 

  • Persuasivo: nace de la mente humana y se ejerce sobre la mente humana. Un ejemplo de tipo persuasivo sería la religión o la comunicación de masas.

 

  • Retributivo: este tipo reside en la capacidad de proporcionar castigos y recompensas (como por ejemplo, en las empresas)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here