La democracia después de la democracia – Daniel Innerarity

0
114

¿Qué similitudes y qué diferencias podríamos encontrar entre las dificultades experimentadas por las democracias en los años 30 del siglo XX y en el momento actual?

Una de las cosas que quedan latentes, después de escuchar la conferencia del profesor Innerarity, es que la democracia es un sistema, que tanto antiguamente como en la actualidad, en el momento que se producen fluctuaciones económicas, no es capaz de dar soluciones a las necesidades de la población. Esta sería la primera semejanza respecto a las dificultades sufridas en los años 30 del S. XX. A partir de aquí, el surgimiento de personajes públicos que intentan ocupar el espacio al que no llega la democracia se hace inevitable. Esta es otra semajanza entre los dos períodos, como podemos constatar hoy día con la aparición de personas como Bolsonaro, Trump, e incluso a nivel doméstico, Abascal. A medida que van apareciendo períodos de crisis económicas, la población es la que más sufre las consecuencias, dando lugar a propuestas que son una “simplificación tranquilizadora, aunque sea al precio de una grosera falsificación de la realidad” tal como califica el profesor.

Otra semejanza que podemos encontrar, es la dependencia de la democracia respecto a la economía y a los mercados. Quizás, estos problemas podrían haberse ido minimizando en períodos de bonanza económica, mediante el refuerzo de las distintas democracias, que no ha sido suficiente para afrontar los nuevos retos.

En cuanto a las diferencias existentes entre períodos, destacaría por un lado la globalización y la interdependencia que esta provoca. Esto conlleva, que cambios locales, que en épocas pasadas afectaban mayoritariamente a las zonas en  que se aplicaban, ahora repercuten no solo a nivel interno de un estado, sino a nivel global, ralentizando la posibilidad de que alguien ascienda al poder con la pretensión de cambiar todo el sistema, ya que entonces recibiría una respuesta global desde el primer momento.

Por otro lado, encontramos la Unión Europea, que como expone el profesor, se creó “para suplir las carencias de los estados respecto a garantizar lo que los pueblos necesitan o esperan”. De esta manera, se ha podido garantizar unos mínimos en períodos de oscilación económica, y también establecer unos derechos y obligaciones a nivel europeo que han conseguido reducir el espacio dejado por las carencias de las democracias, reduciendo de esta manera el margen de acción de formaciones populistas “que solo prometen humo”. A modo de conclusión, incidiría en el fortalecimiento de las democracias a través de estándares y protocolos, para “que resistan el gobierno de incompetentes, e incluso el de 12 monos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here